Quédense en la trinchera y luego corran de John Boyne

viernes, 23 de mayo de 2014


El 28 de Julio de 1914 Alfie Summerfield cumplía cinco años. Ese mismo día estallaba la Primera Guerra Mundial.
Han pasado cuatro años, y Alfie conoce todos los sinsabores de esta guerra interminable: vecinos que desaparecen, la tristeza y el cansancio reflejados en el rostro de su madre, los periódicos que dan cuenta a diario de los fallecidos en la contienda...: pero, sobretodo, la angustia, la terrible angustia por no tener noticias de su padre. Al principio, llegaban animadas cartas desde el frente de batalla, pero con el tiempo, fueron volviéndose inquietantemente sombrías y tormentosas. Y desde hace un año y medio, ni una sola línea... Por eso el día que Alfie descubra de forma casual dónde está su padre, decidirá ir a buscarlo, cueste lo que cueste...

Libro único
Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial: Penguin Random House
Sello: Nube de Tinta
254 páginas


Sobre el autor:


John Boyne (Dublín, Irlanda, 1971) es un escritor irlandés, famoso por su novela El niño con el pijama de rayas.
Con ese nombre, Quédense en la trinchera y luego corran, no sabía que esperarme del libro. No he leído El niño con el pijama de rayas (tampoco he estado al tanto de la película), pero sí me habían llegado muy buenas recomendaciones del autor. Así que dejé mi escepticismo de lado y me puse a leer.
"Dijeron que se habría acabado antes de Navidad. Solo que no dijeron qué Navidad."
La historia mundial es algo que siempre me ha apasionado (sí, soy de esas empollonas que incluso han participado en certámenes), especialmente las grandes guerras. Esta novela está ambientada en el comienzo de la Primera Guerra Mundial y terminará cuando concluya esta. Sin embargo, no se hablará solo de las batallas, sino también de los campos de concentración en Inglaterra (sí, hubo varios y está muy bueno investigar al respecto), las enfermedades psicológicas de los soldados que habían estado en los frentes, el feminismo y el sufragio, la burocracia y la anarquía. Claro, todo esto pincelado desde el punto de vista de Alfie, un pequeño que se encuentra con un drástico cambio de vida, así que no es demasiado profundo.
Quédense en la trinchera y luego corran tiene muchos tintes parecidos a Corazón, una novela italiana y fuertemente nacionalista, que también tenía a niños como protagonistas en las batallas. O a El chico sobre la caja de madera, una novela que ha sacado hace poco V&R Editoras en nuestro país, y que trata sobre la dura vida en un campo de concentración nazi. En suma, me ha hecho reflexionar y emocionarme con las dificultades que atraviesa Alfie, mientras recordaba a muchos otros niños en situaciones parecidas. ¿El resultado? No podía dejar de llorar con algunas escenas.
No quisiera contarles mucho acerca de los personajes, porque en realidad son bastante sencillos y se caracterizan más por lo que les sucede que por quienes son. Sin embargo, he de resaltar que Alfie es un niño muy maduro (a pesar de su corta edad) y que sabrá salir adelante a pesar de la guerra y los adultos.
"Lo había hecho por la mejor razón del mundo. Por amor."
La narración en tercera persona, pero focalizada en el protagonista, nos da un efecto peculiar: primero, nos aleja del suceso, viéndolo "desde afuera"; pero a la vez, nos acerca al comportamiento de Alfie, para que observemos, en pequeños detalles, su actitud hacia el mundo adulto. Este toque especial que hace Boyne con la narración y el manejo del suspenso y los retrocesos en el argumento, hacen que el lector se emocione, tiemble y espere lo peor, mientras no se puede despegar del libro ni por un segundo. Además, el hecho de que el ejemplar tenga un interlineado grande y un manejo de la hoja espaciado, da la impresión de que la lectura avanza a pasos agigantados.
Es imposible leer esta novela y no emocionarse, o al menos, pasar un buen rato reflexionando. El final es para buscar un pañuelito y sentarse a llorar, pero eso es el efecto que seguramente se buscó. Como siempre les recomiendo con estos libros, aprovechen para investigar aquellos puntos que les parezcan interesantes, como el sufragio femenino, la psicosis post guerra, los campos de concentración de la Primera Guerra o la Guerra misma. Este tipo de libro se crea para que el lector se involucre con la historia, además de que para que se entretenga, así que se los recomiendo a todos, tanto jóvenes como no tan jóvenes, que seguro les gustará.


9 comentarios:

  1. Lo conseguiré ya. Me parece interesante, y El niño con el pijama de rayas me pareció muy bonito.

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustó El niño con el pijama de rayas, esta novela también te gustará.
      Abrazos!!!!

      Eliminar
  2. Me lo apunto!!
    Me llama este libro

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  3. Lo regalé en Navidad, espero que me lo presten ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo regalaste? ¡Vaya! Yo quiero amigas así!!! Jajajaja.
      Está muy bueno, así que ojalá te lo presten pronto.
      =)

      Eliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo!
    Es un libro bellísimo y Boyne: un genio!

    Saluditos desde http://masletrasmaspalabras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Me gusta como escribe John Boyne a pesar de que algunos de sus libros no sean mis favoritos. Quiero leer este libro porque yo también soy apasionada por las historias mundiales y con lo que escribiste me dieron mas ganas.
    Espero conseguirlo! Hermosa reseña
    Saluditos

    ResponderEliminar
  6. Este libro me llama mucho la atencion y esta en mis pendientes.

    buena reseña

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!